Ley de la Atracción ¿Qué es? ¿Cómo funciona?

el secreto de la ley de la atraccion

La idea sobre atraer buenos eventos a nuestras vidas tan solo imaginándolos suena como un cuento de hadas y otra forma de manipulación colectiva. Sin embargo, los partidarios de la Ley de la Atracción tienen muchas pruebas y ejemplos para apoyar sus creencias. Todos hemos escuchado con mucha frecuencia que el pensamiento positivo en uno de los factores más importantes para alcanzar bienestar y éxito. Y aunque el pensamiento positivo por sí solo no es suficiente para hacer realidad nuestros sueños, éste tiene un impacto significativo en nuestras vidas.  Entonces los secretos que se esconden bajo las doctrinas de la Ley de Atracción pueden ser un truco psicológico muy interesante.


¿Qué es la Ley de la atracción?

La Ley de la atracción es una especie de filosofía, basada en la creencia de que las emociones y pensamientos humanos crean una cierta energía que atrae acontecimientos correspondientes. Los que proponen esta ley a menudo se refieren al budismo y a la física cuántica en sus puntos de vista. La Ley de Atracción dice que una persona, a través de sus pensamientos y actitudes, emite vibraciones de su cuerpo, que concentran una determinada energía en él. En pocas palabras la Ley de Atracción puede ser descrita como la fuerza motriz de los pensamientos humanos.


El secreto de la Ley de la Atracción

Hoy en día, la Ley de Atracción como pensamiento filosófico se ha vuelto muy extensa. Sus seguidores no solo basan sus creencias en premisas psicológicas y sus propias intuiciones, sino también en algunas ciencias, como la física cuántica, la neurobiología y la biología evolutiva. Se da por hecho, de que cada ser humano utiliza esta Ley durante toda su vida, pero la clave para alcanzar la felicidad y el cumplimiento de los sueños es usarla de manera consciente.

Los principios de la Ley de la Atracción se basan, en cierta medida, en las enseñanzas de Platón, quien afirmó que “lo semejante atrae a lo semejante”. Este es uno de los principios básicos de la Ley de Atracción, según el cual las vibraciones enviadas por las personas atraen energías correspondientes. Así pues, una persona que está rodeada sólo de malos pensamientos tendrá una mayor tendencia a atraer problemas y enfermedades, mientras que otra con una actitud positiva y con deseos de cumplir sus sueños, atraerá hacia sí buenos acontecimientos.

La visión de la energía y las vibraciones está estrechamente relacionada con las teorías que se originan en las leyes de la física. Según los seguidores de la Ley de Atracción, los pensamientos son una especie de energía con una determinada frecuencia. Es por eso que varias emociones influyen en la creación del mundo alrededor de una persona. Cuando alguien concentra su energía en torno a un pensamiento dado le da un poder causal, lo cual provoca una secuencia de acontecimientos en su vida. Este fenómeno está muy relacionado con el aspecto psicológico de la naturaleza humana y puede describirse como una “profecía autocumplida”. A menudo sucede que una persona que se comporta de una manera determinada, haga realidad ciertas cosas, porque así lo ha asumido de antemano. Tomemos como ejemplo una persona insegura de sí misma y convencida de que será rechazada por los demás, se volverá mas retraída, lo que dará lugar a un mayor distanciamiento entre ella y las personas que la rodean, a su vez una persona que es consciente de su valor y que tiende a interactuar con los demás, profundizará su relación con ellos y los atraerá hacia sí.

La  de la Ley de la Atracción también ha encontrado su lugar en la medicina, sobre todo en la psicología. Los médicos pueden señalar muchas situaciones en las que el estado de los pacientes ha mejorado significativamente bajo la influencia de sus pensamientos. Los científicos hacen hincapié en la estrecha relación entre los pensamientos positivos y el nivel general de satisfacción con la vida. Esta posición también es adoptada por algunos neurólogos, que enfatizan sobre la importancia de la visualización en la vida diaria. Resulta que la gente que imagina un futuro mejor está más dispuesta a alcanzar sus objetivos. Los psicólogos también alientan al uso de la afirmación como complemento terapéutico. Se utiliza, entre otros, para tratar el trauma y la depresión.

Los partidarios de la Ley de Atracción afirman que la visualización es uno de los principios fundamentales de esta filosofía. Sólo un enfoque profundo y consciente de la energía atraerá la experiencia deseada. Sin embargo, también hay un peligro subyacente, ya que el universo no distingue entre las vibraciones positivas y las negativas y mucho menos entiende la palabra “no”. Puede darse el caso de una persona que piensa en una cosa que no desea mucho, inconscientemente concentra su energía en ella, lo que atrae esta misma cosa. Por eso los partidarios de la Ley de Atracción animan a la gente cambiar la forma en que formulan sus pensamientos.


Cómo eliminar la energía negativa

Muchas personas que escucharon sobre la Ley de la Atracción por primera vez la rechazaron en el acto. Uno de los argumentos de los que se oponen a esta creencia es que si las vibraciones positivas fueran suficientes para atraer buenas experiencias, no habría enfermedades, sufrimientos y tristezas en el mundo. Sin embargo, el asunto no es tan simple, ya que muchas personas cuando piensan solo se centran en el deseo y no en el propósito en sí. Quieren ser felices pero no lo visualizan lo suficiente y no establecen un camino que les permita alcanzarlo. Además, rechazar los pensamientos negativos es una práctica muy difícil de dominar. La clave del éxito aquí es aprender a rechazar la sensación de tener una vida llena de carencias. Esto es lo que engaña a mucha gente que se centra sólo en sus deseos y caprichos momentáneos, influenciados por lo que les falta. Tal pensamiento los lleva a caer en la trampa del pensamiento negativo aunque no estén plenamente conscientes de ello.

Otras de las prácticas utilizadas por los seguidores de la Ley de la Atracción es el ejercicio de la gratitud. Consiste en centrarse en las cosas que ya tienes y que te causan felicidad. Esto produce energía positiva, lo que facilita la visualización de nuevos objetivos.

Como cualquier creencia, la Ley de Atracción tiene sus partidarios y detractores. Cada lado expone sus razones, después de todo, nada en el mundo es totalmente blanco o negro. Es cierto que los pensamientos humanos tienen un impacto significativo en la vida y la realidad circundante, pero su acción no es tan idealista como les gustaría a los seguidores de la Ley de la Atracción. La clave para lograr los objetivos es, ante todo, la acción, a la que las afirmaciones dan realmente fuerza. El comportamiento humano se basa en gran medida en lo una persona piensa de sí misma y de su entorno, por lo que puede parecer que la energía liberada por la persona provoca una avalancha de acontecimientos que caen sobre ella. Sólo combinando los pensamientos racionales con las emociones traerán los resultados esperados, por lo que vale la pena usar esta creencia como un truco psicológico y un complemento que nos ayuda en la lucha de hacer realidad nuestros sueños, recordando también que la vida no solo transcurre dentro de nuestras cabezas, sino también fuera de ella.

Deja un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente