Cómo meditar correctamente - Guía completa

como meditar correctamente

En este artículo aprenderás exactamente que es la meditación y cómo aprender a meditar. La meditación tiene muchos beneficios a largo plazo, como la reducción de estrés, mejorar de la calidad del sueño y mejorar la concentración.

La siguiente publicación es una guía completa con definiciones sobre lo que es meditar y técnicas para aprender a meditar. ¡Comencemos!

  

¿Qué es la meditación?

La meditación es un entrenamiento de la mente que contiene elementos de relajación, concentración y consciencia. La meditación es para la mente lo que el ejercicio físico es para el cuerpo. La práctica suele realizarse individualmente en posición sentada y con los ojos cerrados.

El propósito de la meditación es construir una vida más armoniosa y una mejor comprensión de uno mismo y de los demás. Esto nos permite tener más claridad en la vida y tomar decisiones más fácilmente.

La meditación es un proceso, una habilidad que necesita ser aprendida. Como sucede con cualquier otra habilidad, por ejemplo, cuando aprendes un nuevo idioma, con la meditación debes practicar constantemente para que puedas ver sus efectos. No basta con practicar durante un par de días, es necesario desarrollar una habilidad practicando varias veces a la semana.


Cómo funciona la meditación

La meditación se puede comparar con una ducha. Casi todo el mundo se ducha por la mañana o por la noche para limpiar la parte externa del cuerpo. En analogía, la meditación es como una “ducha interna”, que limpia nuestra mente de pensamientos negativos y nuestro cuerpo de tensiones inconscientes.

Para los que están más familiarizados con las computadoras, la meditación puede compararse con un programa de limpieza de discos. Estos programas organizan los archivos y eliminan los archivos indeseados o dañados del mismo modo que la meditación organiza nuestros pensamientos.

La meditación elimina los pensamientos innecesarios y da lugar a nuevos pensamientos más positivos y creativos.

El proceso de meditación en sí mismo no siempre es fácil, podemos tener muchos pensamientos tensos cuando intentamos meditar. Sin embargo, todo esto es normal al comienzo y se mejora con la práctica.


Prácticas que no son meditación

Las siguientes prácticas aunque no son consideradas como meditación, pueden ayudarnos a la introspección (mirar dentro), a concentrarnos y a mantener una mente tranquila:

Afirmación: una especie de visualización. En esta práctica intentamos reprogramar nuestras mentes y adquirir creencias más agradables.

Relajación total: donde el objetivo es solo relajar las tensiones del cuerpo.

Oración: esta práctica consiste en pensar activamente y dirigir la atención hacia una deidad.

Contemplación: en la que los procesos de pensamiento están activamente involucrados para comprender mejor un tema u objeto.

Danza de trance: donde el objetivo principal es generalmente crear una visión o un estado de consciencia diferente.

Ejercicios de respiración como el pranayama, el método de Wim Hof, el qigong: en los que se hace hincapié en la creación de un patrón de respiración específico y en la purificación del cuerpo.

Todas estas prácticas también son buenas y útiles, pero no son meditación (aunque algunas técnicas de meditación pueden utilizar algunos de estos elementos).


¿Cómo meditar?

Hay muchas técnicas de meditación, por lo que puede llevar mucho tiempo encontrar la que mejor se adapte a ti y la que prefieras practicar más a menudo. Te recomiendo que experimentes con diferentes técnicas de meditación durante períodos cortos de tiempo (por ejemplo, una semana). Después de un cierto período de tiempo podrás elegir la técnica de meditación que te traiga los mejores resultados.

¿Cómo aprender a meditar? Si quieres probar la meditación ahora mismo con una técnica sencilla, empieza con el método de meditación más popular y probado, es decir, centrándote en tu respiración. Puedes empezar con un minuto de meditación, preferiblemente todos los días. Sólo siéntate y concéntrate en tu cuerpo y en tu respiración. Permítete estar con tus sensaciones corporales y tus pensamientos tal como son.


Algunos datos sobre la meditación:

La meditación es una práctica individual incluso cuando se practica en grupo.

La meditación se suele practicar con los ojos cerrados, aunque no siempre (las excepciones son el zazen, la meditación con una vela).

Normalmente practicamos la meditación sentados con la espalda recta. Sin embargo, hay tipos de meditación que se practican en movimiento (por ejemplo, la meditación mientras se camina).


Cómo meditar correctamente

A continuación encontrarás las reglas generales para la práctica de la meditación:

Postura corporal: puedes meditar sentado en una almohada o silla. Es importante que la columna vertebral esté completamente recta, desde la parte baja de la espalda hasta el cuello (preferiblemente sin apoyarte en nada).

Tiempo: el mejor momento para meditar es por las mañanas. Cuando la meditación se hace por las mañanas, es más fácil que se convierta en un hábito y se practique regularmente, además de que tiene un efecto positivo en todo el día. ¡Pero cualquier momento que te convenga es bueno!

Lugar: encuentra un lugar donde nada te distraiga. Preferiblemente que sea un espacio tranquilo, limpio y ordenado; esto tiene un efecto positivo en la mente.

Duración: puedes empezar a meditar durante 1 minuto todos los días y aumentar el tiempo de 1 a 2 minutos hasta llegar a 20 minutos o incluso más.


Consejos para empezar a meditar

Tu cuerpo no debe estar demasiado cansado. Es mejor no meditar después de un ejercicio/trabajo intenso.

Tu mente debe estar despierta. Si estás soñoliento o cansado la meditación se hará más difícil.

Tu estómago no debe estar lleno. Espera de 2 a 3 horas después de una comida.

Durante una sesión de meditación, apaga el teléfono o activa el modo avión.

Antes de la meditación, relaja el cuerpo con ejercicios de respiración, haz unas cuantas respiraciones lentas y profundas.

Si meditas en casa, usa ropa suelta y cómoda.


¿Qué técnicas de meditación elegir?

Los tipos de meditación se pueden dividir en tres categorías según cómo y dónde se dirige nuestra atención:

Concentración: centramos nuestra atención en un objeto, interno o externo. Es una meditación que consiste en enfocar nuestra atención.

Observación: centramos nuestra atención en lo que aparece en nuestra experiencia actual, sin apegarnos a ningún tipo de experiencia o cosa. En este tipo de meditación, nuestra atención es especial, no se limita a un tipo de experiencia u objeto.

Conciencia: dejamos que la conciencia simplemente esté presente y sin distracciones. En este tipo de meditación la atención no está enfocada ni está observando nada. Se podría decir que la atención está dirigida a ti mismo.


Posturas para meditar

¿Cuál es la mejor posición para la meditación? Definitivamente es mejor meditar sentado en una posición corporal estable; recomendamos esta posición para empezar. Es importante que la columna vertebral este recta. También que extendamos la cabeza hacia arriba y relajemos los brazos. Esto promoverá el estado de alerta de nuestra mente y mejorará la calidad de la meditación. Debemos asegurarnos de que la posición no sea demasiado relajada ni demasiado tensa.


Cómo meditar bien

Aprende a evitar los errores más comunes durante la meditación. Debes encontrar un equilibrio entre la relajación y a la concentración. Puede serte útil utilizar una música para meditar de fondo.

En la meditación buscamos un equilibrio entre dos estados mentales opuestos. El primero es la concentración y la búsqueda activa del objeto. El segundo es relajarse y notar sin esfuerzo lo que es. La falta de equilibrio entre ellos reduce la efectividad de nuestra meditación.


Cómo meditar en casa

La meditación tiene el mayor y más duradero efecto cuando se practica diariamente. Sin embargo, cuando al principio no encuentras la motivación para meditar, la práctica diaria puede ser un gran desafío. Con el tiempo, cuando veas los beneficios de la meditación, será mucho más fácil hacerla.

¿Cómo meditar regularmente? Puedes ayudarte a ti mismo a construir una práctica regular utilizando el siguiente sistema que se muestra a continuación:

Descubre tus valores: lo que es importante para ti en la vida.

Combina la meditación con tus valores: como la meditación te ayudara a darte cuenta de lo que es importante para ti.

Determina el tiempo, el lugar y el tipo de práctica.

Programa un recordatorio en tu teléfono móvil para las prácticas.

Lleva un registro de la meditación: esto te ayudara a mantener tu práctica en marcha.

Mantén un enfoque correcto. No te desesperes, pero siente curiosidad por los resultados. Haz las prácticas regularmente como lo haces con tu higiene bucal. La meditación es cuidar la higiene de tu mente.

Como vez la práctica de la meditación no es algo complicada. Con las prácticas verás los beneficios que te aportara y los cambios en tu vida para mejor. Notarás más paz, armonía y felicidad en tu vida.

Gracias por leer este post sobre como meditar. Esperamos que haya sido valioso para ti y que ya sepas lo que es la meditación.

Deja un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente